Revista Buceo gratis

Consejos para costearse el material de buceo con créditos rápidos

Máscara, aletas, traje, chaleco, bombonas, ordenador de buceo, certificación, etc.… El buceo puede resultar una serie de gastos importante, y en el momento de comprarse el material, hay que tener en cuenta que supone una inversión para unas experiencias increíbles a largo plazo pues no es barato pero te acompañará durante mucho tiempo y puede que necesites un préstamo.

Antes de todo conviene estimar hasta donde vale la pena. Para ello considera cuantas veces al año buceas. Eso te ayudará a saber hasta donde llevar tu inversión.
De todas formas, tampoco es necesario precipitarse pues comprar el equipo por partes es lo más habitual. La máscara y aletas son las primeras piezas que conviene tener propias, y después nuestro propio ordenador de buceo. Para empezar con buen pie, hay que establecer ciertas prioridades y estas van por higiene, seguridad y comodidad.
Luego en la lista vienen el chaleco y el regulador. Para saber cual te conviene mejor ve probando durante tus cursos de buceo, alquileres, y otras ocasiones de inmersiones con equipos ajenas para saber qué marcas y modelos te convienen (si vas perdido, ahí van algunas marcas famosas: Cressi, Aqualung, Diverite, ScubaPro, etc).
Puedes comprar tu equipo de buceo en cualquier centro de buceo, o en alguna tienda online de buceo. Sería buena idea pedir consejo a tu instructor y demás profesionales para que te aconsejen personalmente, y tal vez pedirles que te dejen probar para estar seguros de que estás cómodo con ello.

Ahora viene el turno del traje de neopreno. La primera pregunta que tienes que hacerte es la del sitio y clima de donde vas a bucear, puesto que si acostumbras a hacer inmersiones en aguas cálidas te puede bastar un short de 3 a 5 milímetros, o un neopreno largo de 5 o 7 milímetros según las temporadas. Sin embargo, si lo tuyo son las aguas frías ve mirando los “trajes semi secos" aunque para usarlos necesitarás entrenamiento específico, la cual deberías haber llevado ya si vas a bucear donde ya has aprendido. Respecto a la compra de tu regulador, considera que precisará de inspección y reparación cada dos años por seguridad, pues no querrás quedarte colgado en el peor momento. Por último aunque pueden quedar detalles por comprar, pero eso tiene que ver con los casos de cada uno, infórmate de los precios de los centros de buceo, así como de la disponibilidad de plomos y demás Todo esto consiste en un gasto importante, incluso comprando por partes y no todo el mundo se lo puede costear directamente sin ayuda. Y esta empujoncito se puede conseguir contratando algún pequeño préstamo. Pero no conviene lanzarse a cualquier empresa dudosa. Hay varias opciones de préstamos distintos. Puedes informarte sobre créditos rápidos y formas de evitar estafas.